¿Por qué odiamos ir al médico?

La mayoría de las personas sienten un rechazo innato a acudir al médico. Esto puede ser debido a muchos factores. Para algunos, se trata de miedo a recibir malas noticias, por ejemplo que padecen una enfermedad grave. Incluso que tienen colesterol y tienen que renunciar a algunos de sus alimentos favoritos. Pero hay que tener un poco de sensatez y pensar que más vale saber las cosas y poder hacer lo necesario para solucionarlas, que ignorarlas y que el problema avance hasta que ya no tenga una solución sencilla o, simplemente, no la tenga en absoluto.

En otros casos, el miedo no es tanto a lo que nos tenga que decir el doctor, sino a la factura que nos espera al final. Porque en algunas clínicas la factura final es toda una incógnita. Uno entra para hacer una consulta y acaban haciéndole tres o cuatro pruebas que, lógicamente, no podemos negarnos a hacer cuando nos dicen que son necesarias para el diagnóstico, pero que desconocemos cuánto pueden llegar a engrosar el total.

También ocurre que, cuando acudimos a hacer esas pruebas por la Seguridad Social, odiamos hacerlas porque tenemos que esperar tanto que, al final, o bien acabamos acudiendo al médico privado y nos resignamos a pagar la factura, o bien corremos el riesgo de que para cuando nos atiendan el problema ya sea más grave.

Para estos casos existe una forma de conseguir que acudir al médico no sea tan molesto y desagradable. Se trata de contratar adeslas seguro medico. Para empezar, con Adeslas las esperas desaparecen. Podemos pedir cita en el especialista que necesitamos y nos atenderán con rapidez, además de que vamos a poder elegir al profesional que nos parezca más indicado o con el que tengamos una mejor comunicación. Esto, de por sí, hace que la visita sea ya más agradable.

Pero, además, desaparece el miedo a la factura ya que sabremos por anticipado cuánto vamos a pagar por cada cosa. En función del tipo de contrato que tengamos, con copago o sin copago, y del copago elegido si es el caso, tendremos ya un documento en el que poder consultar cuánto nos cuesta cada una de las pruebas que vamos a hacer y cada consulta. Y, además, se trata de precios mucho más bajos que cuando se acude al médico sin seguro, por lo que eso no va a ser problema para acudir al doctor.